martes, 8 de marzo de 2016

Hace mucho que no escribo, como verán hice el blog en 2014 pero no hay entradas. Siempre dejando para después el escribir, quizás un poco para vivir más el hoy traté de no rememorar más esos viajes que tan feliz me hicieron. Pero todos sabemos que quien tiene alma de pájaro, dificilmente pueda volverse escarabajo, así que acá estoy otra vez, intentando poner en palabras esos sentimientos que tantas veces leí en otros blogs de viajes (tal vez escritos con el espíritu de la libertad de quien está viajando por el mundo, y por SU mundo interno).
 Lo cierto es que aunque la vida me frene en lo concreto, este espíritu vuela más lejos de las posibilidades, y el sol sigue brillando allá donde sé que se puede alcanzar, por eso no dejo de soñar. Estos días me estoy proponiendo plasmar en letras lo que fueron mis viajes, y lo que van a seguir siendo: reales, imaginarios, sentidos, soñados, deseados, respirados.... Me pasa que a medida que el tiempo corre voy olvidando detalles, escenas de mi propia vida; y aunque no tenga una explicación "clínica", bien sé que poco a poco se van borrando y una parte de mi se va con ellos. Por eso hoy, me propongo volver a escribir, no dejar que esos momentos queden en el olvido, que hayan pasado sin gracia por este mundo; NO VOY A DEJAR QUE MUERAN! El viaje continúa, acá bien adentro de mi corazón.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Volverse adentro

Cuando era chica escribía bastante.. podemos decir que era mi "cable a tierra". Me cuesta mucho la expresión oral y escribir era el puente para expresar lo que sentía alláaaaa muy en el fondo de mí. Después con el tiempo esa facilidad se me fue, pero la expresión oral no fue "inversamente proporcional", ya que tampoco gané en ese terreno. Por lo tanto debo reconocer que hoy en día me encuentro con una especie de "pelota de lana húmeda y apelmazada en mi interior" que son los pensamientos y sentimientos que traigo conmigo desde aquel momento en que empecé poco a poco a sacar menos hacia afuera.
 Por eso me gusta viajar: es como poner un rato al sol la pelota de lana y que vaya secando de a poco, solo así siento que puedo empezar a desovillarla.

viernes, 15 de agosto de 2014

Hermosa frase

"Llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo y olvidar los caminos que nos llevan a los mismos lugares. Es el momento de la travesía. Y si no osamos emprenderla , nos habremos quedado para siempre al margen de nosotros mismos."
Fernando Pessoa